Páginas vistas en total


Casa Club Real Federación Española de Golf

lunes, 28 de octubre de 2013

José Mª  Olazábal:
  Nueva estrella en la constelación, del "Premio Principe de Asturias de los Deportes".

 Video: YouTube

 El novat@ ha tardado tres días en digerir el gesto de José Mª Olazábal, cuando después de recibir el galardón "Principe de Asturias de los Deportes 2013" que, con el diploma enrollado, a modo de un driver nº 1 y, con el mejor "swing que ha ejecutado en toda su trayectoria deportiva, envía a su amigo y compañero Severiano Ballesteros - que en la corte celestial enseña los secretos del golf a los ángeles - un beso haciéndole partícipe de éste importante premio.

 Los Estatutos de la Fundación Principe de Asturias, dejan muy claro, que éste premio, se le concede al deportista que, «además de la ejemplaridad de su trayectoria, haya contribuido con su esfuerzo, de manera extraordinaria, al perfeccionamiento, cultivo, promoción o difusión del deporte». 

Foto: Fundación Principe de Asturias

 El señor Olazábal cumple esos requisitos y más. Primero como persona. Quiénes le han tratado fuera del ámbito deportivo, lo definen como un gentleman. Y, dentro del mundo del golf, también.

 Y, su amor al golf lo dejó bien patente en el "clinic", que ofreció a los chicos de varios club de golf, en el Club anfitrión, "La Barganiza". Lo cuenta con la sencillez, que lo caracteriza: "Me ofrecí a la Fundación", para promocionar el golf y demostrar, que somos de carne y hueso".

 Al golf- el novat@ espera -: que antes, que tarde, se le quite el "sambenito" de deporte de "pijos y millonetis"; porque, esa fama puede ser casi falsa. Prueba de ello, son las biografías del propio Olázabal y su entrañable amigo, Ballesteros. Ambos nacieron en el seno de familias humildes - solo, con la suerte de haberlo hecho - en el entorno de un campo de golf.

 Es verdad, que los españoles hasta hace treinta años, la única imagen que tenían de jugadores de golf era: Franco en la Zapateira con el marqués de Villavicencio y, los campos que los americanos construyeron, dentro de sus bases en España. 

 Fue a partir de las gestas de  Severiano Ballesteros, galadornado en 1989 con el Principe de Asturias del Deporte, cuando los españoles empezaron a pensar, que el golf podía ser practicado por "todo el mundo".

 Antes, entre la década de los 50 y 60, un tío de Ballesteros, Ramón Sota - acompañado de Marcelino Sota - habían paseado el nombre de España, por los greenes más prestigiosos de Inglaterra y Estados Unidos. Prueba de ello, son las reseñas de prensa en los periodicos españoles y europeos de la época.

 El palmarés de José Mª Olazábal es de infarto: cabe destacar dos chaquetas verdes en el Masters de Augusta en 1994 y 1999.  Participó en 7 ocasiones en la Ryder Cup  (1987, 1989, 1991, 1993, 1997, 1999 y 2006).

Foto: UK
 Su primer triunfo fue en "The Amateur Championship británico, en 1984, con 18 años. También ha sido capitán del equipo europeo, vencedor de la RYDER CUP 2012.

 El novat@, había visto a José Mª Olazábal entrenar, un día antes del inicio de un Master Golf Madrid, en el campo de la Real Federación Española de Golf de Madrid. Le llamó la atención, los comentarios en voz baja de las personas que tenía cerca, quienes en voz baja venían a decir: "Ahí donde lo veis, estuvo a punto de quedarse en una silla de ruedas, por una dolencia mal tratada. Debe ser una persona muy luchadora y humilde".

 Sin embargo, la constatación de la valía personal y deportiva del golfista, la tuvo en vivo y en directo, cuando en la presentación a la prensa, del trofeo de la  RYDER, cuando con toda sencillez y humildad empezó a desgranar los sudores y angustias, que habían pasado los participantes del equipo europeo, cuando tuvieron que replantearse el juego después de una aciaga, primera jornada. Con toda sencillez, el capitán Olazábal contó: "miré al cielo y pedí "protección" a mi amigo Seve".

Dos amigos hasta la eternidad

 El remate fue cuando, como ocurre en la película "El discurso del Rey", que los fotógrafos acreditados, piden que, el protagonista se preste a posar de unas maneras determinadas. A Olazábal, le pidieron, entrase en la sala de prensa,portando la copa de la RYDER para ser filmado. Lo hizo con la obediencia del respeto al trabajo de otros y paso firme, pero rodeado de una cierta aureola de timidez.

 El novat@, que otros asuntos no tendrá experiencia, pero en "pavos reales" (como él llama a las personas fatuas), quedó a cuadros viendo a un multicampeón prestandose a todo lo que los reporteros le pedían.

 Solo queda escribir, lo que el novat@ dice, a quiénes valora: ¡Enhorabuena y por muchos éxitos más!

 Quizás esta y otras virtudes semejantes,sean las que adornan, a los campeones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario